Main Menu

Productos

 
 

El ruiseñor y la rosa

OSCAR WILDE -Dijo que bailaría conmigo si le llevaba una rosa roja -se lamentaba el joven estudiante-, pero no hay una solo rosa roja en todo mi jardín. Desde su nido de la encina, oyóle el ruiseñor. Miró por entre las hojas asombrado. -¡No hay ni una rosa roja en todo mi jardín! -gritaba el estudiante. Y sus bellos ojos se llenaron de llanto. -¡Ah, de qué cosa más insignificante depende la felicidad! He leído cuanto han escrito los sabios; poseo todos los secretos de la filosofía y encuentro miRead More


Nido de avispas

AGATHA CHRISTIE John Harrison salió de la casa y se quedó un momento en la terraza de cara al jardín. Era un hombre alto de rostro delgado y cadavérico. No obstante, su aspecto lúgubre se suavizaba al sonreír, mostrando entonces algo muy atractivo. Harrison amaba su jardín, cuya visión era inmejorable en aquel atardecer de agosto, soleado y lánguido. Las rosas lucían toda su belleza y los guisantes dulces perfumaban el aire.


El Mejor Cuento del Mundo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Donec purus nisl, tempor vel ultricies id, ultrices sed mauris. Nunc ut gravida enim. Morbi sit amet nulla tortor. Vestibulum placerat nulla non ligula laoreet, sit amet auctor arcu tincidunt. Aliquam consequat justo sed sem placerat, vulputate feugiat erat fermentum. Quisque ultrices lacus ut libero blandit rutrum. Nunc accumsan ipsum nisi, ut scelerisque elit adipiscing id. Etiam suscipit convallis ultrices. Duis venenatis turpis eget mauris semper eleifend. Aenean eget erat eget ligula pulvinar molestie vitae id sapien. Aenean in augue augue. SuspendisseRead More


La importancia de llamarse Ernesto

OSCAR WILDE Personajes de la comedia Juan Worthing, Algernon Moncrieff. El Reverendo Canónigo Casulla Merriman, mayordomo. Lane, criado. Lady Bracknell. La Honorable(5) Gundelinda Fairfax. Cecilia Cardew. Miss Prism, institutriz. DECORACIONES DE LA COMEDIA Acto primero: Saloncito íntimo en el pisito de Algernon Moncrieff, en Half-Moon Street (Londres W.) Acto segundo: El jardín de la residencia solariega, en Woolton. Acto tercero: Gabinete en la residencia solariega, en Woolton. Época: La actual.   Acto primero Decoración Saloncito íntimo en el piso de Algernon, en Half-Moon-Street. La habitación está lujosa y artísticamente amueblado.Read More


Cien años de soledad

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Todos los años,Read More


El viejo y el mar

ERNEST HEMINGWAY Era un viejo que pescaba solo en un bote en el Gulf Stream y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez. En los primeros cuarenta días había tenido consigo a un muchacho. Pero después de cuarenta días sin haber pescado los padres del muchacho le habían dicho que el viejo estaba definitiva y rematadamente salao, lo cual era la peor forma de la mala suerte, y por orden de sus padres el muchacho había salido en otro bote que cogió tres buenos peces la primeraRead More